separador

Inicio Blog Crème de marrons pour tous!
Sep29

Crème de marrons pour tous!

29 Septiembre 2011 Texto // Laetitia Thollot Fotos // Laetitia Thollot

En los viajes a veces se tiene la suerte de descubrir algo delicioso que se puede llevar a casa. Decidí abrir mi blog hablándoles de una rica golosina francesa: la crema de castañas de Clément Faugier.

Ahora mismo que escribo, puedo imaginar que los arboles de mi tierra natal ya adoptaron su traje otoñal, con una infinidad de matices rojizos, anaranjados o amarillos. Es el momento de caminar por los bosques en busca de hongos raros como el esponjoso boletus, el míscalo, o la curiosa colmenilla que encontrarás fresca a precio muy alto en las tiendas.

Pero a mi gusto, la estrella de la estación es la castaña. En las sendas, encuentras extraños erizos verdes que a menudo pican los pies si se te ha ocurrido ponerte sandalias. Con este protector abrigo esta semilla se defiende de los humanos y otros animales voraces.

Al abrir una castaña con las manos corres el riesgo de herir tus dedos en las filosas espinas. Otro procedimiento es pisar el erizo hasta que se salga el fruto, o bien cosechar los que ya están fuera de sus envolturas.

Felizmente no es imprescindible realizar largas caminatas por los bosques franceses para disfrutar las bondades de la castaña en tu mesa. Ni siquiera tienes que viajar a Francia, ya que en la sección gastronómica de Palacio de Hierro encontrarás mi dulce preferido, la crema de castañas.

Esta rica especialidad fue creada en 1885 por Clément Faugier, un confitero de Privas, una pequeña ciudad de una región llamada Ardèche en el centro de Francia. Solía fabricar “marrons glacés” (castañas glaseadas) y se le ocurrió mezclarlos con castañas cocidas, azúcar y un toque de vainilla. La Crème de Marrons había nacido.

Desde ese entonces, este producto hace parte de los hábitos alimenticios de los franceses. Se come sólo como golosina o bien para reponer energías después de un ejercicio físico, pero lo más clásico es untarla en el pan del desayuno o incorporarla en recetas de postres como las crepas. Además, cuenta con una presentación en tubos de aluminio, para que la lleves a todos lados.

GUÍA GIRAFFE

En francés, la castaña se llama "châtaigne", y en el centro de Francia se le dice también "marron".

En Francia, la encontrarás en todos los supermercados, Crème de marrons se pronuncia "cremdomajon".

www.clementfaugier.fr

Acerca del autor

Laetitia Thollot

Laetitia Thollot

Nací y crecí en LyonFrancia. Me encanta viajar, pero me falta mucho por descubrir. En mi última carta a Santa Claús, solicité boletos redondos a paises asiáticos como JapónNueva ZelandaTailandia y Bután.

¡Comparte tu experiencia!

ID opcional. Ningún campo es obligatorio.

Inicio Blog Crème de marrons pour tous!