separador

Inicio Destinos África / Oriente Medio 6 motivos para llegar hasta Turquía
Ene04

6 motivos para llegar hasta Turquía

04 Enero 2011 Texto // Jessica Servín

Nuestros seis motivos para volar al otro lado del mundo y adentrarte en la experiencia de un viaje que marcará tu vida: Turquía, un crisol de culturas.

1.- Museo al Aire Libre de Göreme
Para hablar de este lugar debes llegar a Capadocia, una ciudad que Gaudí seguramente habría esculpido. el sitio de Göreme es tan grande que ocupa tres valles, corre desde Capadocia hasta el centro de Turquía. El museo, que también se conoce como Parque Nacional y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, muestra enormes rocas y cuevas donde yacen iglesias rupestres, o sea, todo lo que verás en las más de seis horas montando a caballo será piedra sobre piedra de capillas decoradas con frescos del siglo XI y XII, como la Iglesia de la sandalia, llamada así por las cavidades existentes en el suelo que asemejan huellas de pies.

 

2.-Paseo por El Bósforo
Sus aguas abrazan la orilla de la ciudad de Estambul. Por un lado une el mar de Marmara con el mar Negro, y por el otro separa los dos continentes, Asia y Europa. El Bósforo está considerado un sitio internacional bajo el control de Turquía y vital para la salida al océano de rusos, búlgaros y rumanos. Lo primero que debes hacer, sobre todo en el verano, es buscar un café o restaurante y quedarte a contemplar el atardecer. Durante el día, se ofrecen cruceros para que conozcas algunas mezquitas como la de Sultanahmet, conocida como la mezquita azul; puentes, mansiones del siglo XIX, palacios de los sultanes otomanos y algunos monumentos históricos como el Mausoleo del gran almirante Barbaros Hayrettin Pacha (conocido como Barbaroja) y enfrente de éste, la Mezquita de Sinan Pacha.

 

3.- Monte Nemrut
Rodeado de enormes cabezas de más de dos metros de altura y construidas en el año 62 a.C. Se dice que están ahí por deseos del Rey Antíoco, quien las construyó para adornar su sepulcro, que quería justo en la cima de la montaña. Para verlas tendrás que demostrar tu condición física. El Monte Nemrut se  localiza al sureste de Turquía. El cementerio, está flanqueado por dos leones, dos águilas y los rostros de Hércules, Zeus, Apolo y Tyche, la diosa de la fortuna. También se observan losas de piedra con figuras en bajorrelieve que fueron parte de los antepasados de Antíoco. Vale la pena visitar la zona oriente amurallada y la parte oeste donde está una losa con un león cuya posición según cuentan los guías está orientada a los planetas Júpiter, Mercurio y Marte.


4.- Kekova y Simena
Natación y buceo son la prioridad en estos sitios. Kekova es la isla más famosa de Turquía y Simena una ciudad antigua del Mediterráneo turco. La primera era un gran puerto para quienes llegaban por mar y la segunda fue sepultada en las profundidades debido a lo terremotos que azotaron a la Isla. El tour es quedarte y fotografiar el escenario de Kekova, donde dudarás que estás en Turquía y te sentirás en algún puerto del Caribe. Puedes contratar los paseos que se ofrecen para conocer la antigua ciudad de Simena, sumergida ahora bajo el mar.



5.- Comer Kebab
 auténtico
Es el plato turco más conocido fuera del país. Se puede degustar en variantes regionales tan diferentes que a menudo resulta irreconocible: desde trozos de pollo asado con un poco de cebolla, lechuga y degusta una carne de cordero asado cocida al horno en salsa de tomate acompañada de pan recién horneado y arroz. Si bien en ciudades como Estambul los puestos en las calles son una opción práctica y poco costosa, vale la pena meterse en restaurantes, en particular en los conocidos como lokanta que son concurridos por turcos, porque no son más caros que los puestos ambulantes y ofrecen más garantías en cuanto a la cocción de los alimentos.

 

6.- Conocer a Medusa
Debajo del centro de Estambul está el pasado de la milenaria ciudad, que antes fue Constantinopla, la capital del Imperio bizantino y mucho antes Bizancio, la capital griega de Tracia. Todo esto lo puedes encontrar en la Cisterna de la Basílica de Yerebatán, una galería subterránea que resguardó por siglos restos griegos, fenicios, romanos, otomanos, persas y sobre todo, las impactantes cabezas de medusas puestas boca abajo, para anular sus poderes, una figura misteriosa que no podrás quitar de tus sueños. Por cierto, no dejes de visitar el café turco que hay a mitad del paseo subterráneo.

 

 

GUIA DE VIAJE

Turismo en Turquia: www.tourismturkey.org

Cómo llegar: Desde México vía Lufthansa hasta Frankfurt y conectar a Ankara o Estambul www.lufthansa.com

Cuándo ir: Verano (junio a septiembre)

Acerca del autor

¡Comparte tu experiencia!

ID opcional. Ningún campo es obligatorio.

Inicio Destinos África / Oriente Medio 6 motivos para llegar hasta Turquía