separador

Inicio Destinos Canadá Montreal en invierno
Dic27

Montreal en invierno

27 Diciembre 2009 Texto // Enrique Escalona Fotos // Enrique Escalona

Quizá el invierno es duro, pero eso no importa en la ciudad francófona más grande después de París, las calles lucen llenas de gente y se ven rostros de orígenes diversos, jóvenes musulmanas cubiertas con burka, latinoamericanos bailando hip-hop y policías de aspecto asiático. La diversidad es tal, que en ocasiones no se sabe a ciencia cierta quién es turista y quien es un local, aunque todos tienen una cosa en común: su apego a la lengua francesa, el idioma oficial de la provincia de Québec a la que Montreal pertenece, una atmósfera de convivencia y respeto en una metrópoli de 3 millones y medio de habitantes, donde las cosas funcionan, y muy bien.

 

Conociendo el centro

Comienza tu viaje visitando el barrio portugués, aquí las casas multicolores y los increíbles grafittis de la calle Duluth te introducirán al ambiente de alegría y desenfado que predomina en la segunda más grande de Canadá. Visita el restaurante “La Tasca”, donde la música de fado acompaña exquisitos platos de paella y bacalao, como si te encontraras en Lisboa, y no olvides terminar con una copa de oporto. Al salir da un paseo por el viejo puerto, donde podrás admirar el Río San Lorenzo, que envuelve en su caudal a la isla de Montreal. Déjate llevar por las construcciones iniciadas en el siglo XVII y llega a las puertas de la fantástica basílica de Notre-Dame.

Sigue tu visita en la Ciudad Subterránea, un admirable complejo de calles, centros comerciales, estaciones del metro, restaurantes, negocios, bancos, hoteles y lugares públicos conectados bajo tierra. Aquí las guapas montrealenses van en minifalda a pesar del frío, gracias al agradable clima que ofrece la calefacción, retando a la nieve que cubre los techos y ventanas que dan a la calle.

Por la tarde visita el distrito de Saint-Michel, en las afueras de la ciudad, aquí se encuentra La Tohu, la ciudad de las artes circenses, una antigua zona industrial convertida en centro de espectáculo, en donde el Cirque du Soleil tiene sus cuarteles generales. Tras el show dirígete al Casino de Montreal o bien a una de las numerosas opciones de bares, ya sea en la lujosa calle Mont-Royal, donde destacan lugares sofisticados como el Le Bily Kun, o so-bre la concurrida Saint Catherine, con lugares de gran tradición como el Club Ópera. No te preocupes por el regreso al hotel, los taxis son eficientes y en cuestión de minutos encontrarás uno.

 

Recuperando energías

La mañana siguiente haz un esfuerzo para desayunar fuera del hotel, vale la pena, te espera el mercado Atwater, lugar que alberga a la Première Moisson, un establecimiento que combina panadería, pastelería, charcutería y restaurante, lo que se conoce como una Bou-langerie francesa. Se te van a antojar los coloridos pasteles, las fragantes mermeladas y los jarabes de maple, pide un chocolate caliente y cárgate de la energía necesaria para seguir descubriendo este maravilloso lugar. Al salir echa un vistazo al mercado, el mejor lugar para adquirir vinos, frutas secas y postres. Si eres amante de los quesos pon en tu camino el increíble negocio llamado “El paraíso de los quesos”, pocas veces podrás ver, y probar, más de 400 tipos diferentes de deliciosos quesitos.

Ahora sube al metro y ve a la estación Viau, para llegar al Biodomo de Montreal, una increíble exhibición de ambientes naturales, donde pasas de las junglas del sur de México, al ecosistema del fondo del río San Lorenzo, además de conocer la flora y fauna del mundo polar. En el mismo lugar se encuentra la Tour de Montreal, una estructura construida en el Estadio Olímpico a la que se sube por un funicular panorámico. Desde la torre tendrás la mejor vista de toda la ciudad.

 

Fans de Montreal

El amor por esta ciudad quedará confirmado, cuando comas en un clásico de Montreal, el Reubens, en la bulliciosa calle Sainte Catherine. Aquí se ofrece la mejor versión del sándwich de carne ahumada y excelentes cortes de carne. Esa tarde puedes dedicarla a pasear por alguno de los barrios típicos, como el chino, el Internacional o el Latino, y por la noche puedes despedirse cenando al estilo francés en “La Raclette”, donde te encargas de preparar el queso en una parrilla dispuesta sobre la mesa. Al despedirte, te darás cuenta de que es el inicio de una larga amistad y de que siempre te quedarán ganas de regresar a Montreal.

 

Montreal en la red

Información sobre Montreal: www.bonjourquebec.com

Ciudad de las artes circenses: www.tohu.ca

Biodomo de Montreal: www.biodomo.qc.ca

Boulangerie: www.premieremoisson.com

 
Dónde hospedarse

Queen Elizabeth: www.fairmont.com

Hilton: www.hiltonmontreal.com

 
Montreal sin escalas

Air Canda ofrece un vuelo diario sin escalas a Montreal, además de buenas promociones

www.aircanada.com

Acerca del autor

Enrique Escalona

Enrique Escalona

Lo único que ha podido planear en su vida es su próximo viaje... y pues de algo había que trabajar ;)

¡Comparte tu experiencia!

ID opcional. Ningún campo es obligatorio.

Inicio Destinos Canadá Montreal en invierno