separador

Inicio Destinos Europa Comer bueno, bonito y barato en París
Jul22

Comer bueno, bonito y barato en París

22 Julio 2012 Texto // Tazy Cat

No nos engañemos: comer en París no es barato. Mucho menos si crees que es como México, donde se puede comer muy bien por $40. Turistear en París no es económico, pero puede ser muy accesible si encuentras los lugares adecuados para conocer lo más francés sin que en ello se te vayan muchos euros.

1. Si vas en calidad de turista y tu interés es caminar todo el día, te recomiendo que antes de salir de dónde te hospedes, hagas una buena comida. Si estás en un hotel donde incluyan un desayuno, toma un par de panes para el recorrido y podrás distraer un poco el hambre. Así, no comprarás lo primero que veas en cualquier escaparate.

2. Cuando camines por la ciudad, lleva contigo una botella de agua y rellénala en las miles de fuentes de París. Se trata de agua purificada, limpiecita, de las montañas, que precisamente ponen al alcance de todos los moradores y turistas para que no se consuma agua embotellada.

3. Hay cuatro lugares muy accesibles y que te mostrarán lo multicultural de la sociedad francesa (sin orden de importancia): primero, las crêperie. Olvídate de que la crepa sólo es dulce: hay tanta variedad cómo es posible, desde las que llevan sólo una mezcla de almendras y nueces trituradas con miel, hasta las que guardan un inmenso omelette dentro. Los costos van de 2 a 7 euros, dependiendo los ingredientes, pero bien valen la pena. Las más conocidas se encuentran en el Quartier Latin. Recomiendo una en
la calle de Mouffetard, llamado Au p'tit grec, altamente recomendable.

Como segunda opción puedes buscar los pequeños locales, muy comunes en la zona turística, donde venden las baguettes. En ellos encontrarás paquetes, llamados “formule” que incluyen una baguette con un refresco. El precio varía de 5 euros hasta 8, dependiendo los ingredientes que escojas de tu baguette.

En tercer lugar están los kebabs (árabes) y al final los gyros (griegos). Hay que recordar que la migración y su historia de país colonizador hacen de Francia un país multicultural, por lo que si bien son comidas “extranjeras”, también ya tienen su parte francesa. Los dos están hechos a base de carne de cordero; pueden el kebab puede ser envuelto en pan árabe, que es parecido a la tortilla de harina y el gyro es con pan de pita, generalmente incluye papas fritas (a la francesa). Su venta individual cuesta aproximadamente 4.50 euros hasta 5.50, si incluye el refresco puede costar entre 7 y 9 euros.

4. Para comer algo muy, pero muy francés, nada como ir a una pâtisserie o a una boulangerie . La cocina francesa es altamente reconocida por su pastelería y las pâtisserie son el mejor ejemplo. Ahí puedes encontrar una variedad de alimentos como croissant avec jambon et fromage (cuernitos con jamón y queso, pues), que pueden ser calentados antes de consumirse. Los costos dependen de lo que escojas pero pueden ir desde 1.5 euros.

De las pâtisserie que se te pueden recomendar hay dos en particular: Paul, cadena francesa muy conocida y ubicada en lugares concurridos (como en estaciones del metro), pero si quieres comer alta cocina francesa a precios más que accesibles, ve a Stohrer, una pâtisserie que funciona desde el siglo XVIII y que decidió, para sobrevivir, vender a bajo costo (y en pequeñas porciones) platillos de la alta cocina francesa, que sólo
podrías probar en restaurantes y a altos costos. Según el platillo escogido varía el precio, pero los éclair, clásico pastelillo francés y la especialidad de Stohrer son una delicia por sólo dos euros. Altamente recomendable.



5. Por último: si tratas de ahorrar a la hora de comer, un día de tu viaje, quizá el más especial (tu cumpleaños o tu último día en París) ve a comer a un restaurant. En ellos encontrarás también formule que cuyo precio puede variar de 12 a 50 euros, incluyendo dos o tres platillos. La bebida va aparte. Te podría recomendar ir a la zona de Trocadero para que mientras tomas una copa de buen vino, observes la Torre Eiffel y recuerdes que
si París bien vale una misa, también lo vale lo que cuesta.

Acerca del autor

¡Comparte tu experiencia!

ID opcional. Ningún campo es obligatorio.

Inicio Destinos Europa Comer bueno, bonito y barato en París