separador

Inicio Destinos Europa Vanguardia verde
Oct28

Vanguardia verde

28 Octubre 2010 Texto // Laetitia Thollot Fotos // Laetitia Thollot

En Lyon, Francia se respira un aire diferente desde que la ecología se ha vuelto aquí uno de los retos más importantes. Descubrir esta nueva cultura urbana puede ser una razón más para visitar una ciudad considerada por muchos como la capital de la gastronomía francesa.

Hasta ahora, la palabra ciudad era sinónimo de contaminación, basura, ruido, ajetreo y toda clase de molestia. Vivir en una ciudad se consideraba un mal necesario para poder disfrutar de las tiendas, restaurantes, cines y teatros que se concentran en ella y respirar la actualidad. Sin embargo, parece que esta maldición está a punto de ceder el paso a una urbanidad nueva que pone la naturaleza al centro de sus espacios y preocupaciones, para que las generaciones futuras ya no tengan que elegir entre campo y ciudad al definir su estilo de vida. Esta revolución verde se puede observar en muchas ciudades del mundo, pero en pocas es tan radical como en Lyon, Francia, mi ciudad natal.

Espacios para disfrutar

Dime donde vives y te diré quién eres, podría ser el lema de esta nueva filosofía urbana. La mejor respuesta a los malestares emocionales que generan depresión y violencia sería embellecer los espacios transformándolos en obras de arte. Esa es la apuesta que hizo la municipalidad de Lyon. Así, los entornos de esta ciudad, lejos de ser considerados como simples lugares de paso, son poco a poco transformados en espacios de vida que se disfrutan.

La Rue de la République y la Rue Victor Hugo son dos calles que con la Plaza Bellecour en medio suman más de 2 kilómetros de corredor peatonal en donde se puede ver a toda hora del día una muchedumbre densa de transeúntes y ciclistas. Los días soleados, las bancas de la fuente de los Cordeliers o de la plaza Bellecour se llenan de gente que trata de mejorar su bronceado leyendo, escuchando música o platicando.

En las inmensas jardineras de la Plaza Carnot, numerosos son los que meriendan acostados en el pasto mientras otros descansan en la terraza del café Le Sud tomándose unas cervezas. Alegran el horizonte los colores de un enorme ramo de flores de metal que brilla al borde del Rhône, uno de los dos ríos que atraviesan la ciudad. Hace dos años, sus orillas fueron remodeladas y se llenaron de bares y restaurantes donde familias y amigo se reúnen para pasar momentos agradables al aire libre.

Fotos: Laetitia Thollot

Bonitos, ecológicos y futuristas

Esta vanguardia verde se expresa de forma todavía más espectacular en los transportes. Las Velov, bicicletas públicas que se toman cerca de las estaciones de metro, fueron estrenadas en el 2006 y desde entonces han conocido entre los lioneses un éxito masivo.

La ciudad de Lyon sigue implementando nuevas tecnologías. En la Plaza Bellecour, este 10 de octubre asistí a la Fiesta de los Transportes y de la Movilidad Urbana, donde fueron exhibidos por primera vez medios de transporte como el bus Hybrid, que funciona a la vez con gasolina tradicional y energía eléctrica, o los futuros cochecitos eléctricos de los carteros de La Poste, el correo francés.

Pero la estrella de la expo fue el curioso vehículo amarillo con forma de pez y hélices de avión que fabricó la empresa Scubster. Me da ganas de instalarme adentro y cantar la canción Yellow Submarine de los Beatles. No estoy equivocada, el ingeniero Stéphane Rousson me confirma que se trata efectivamente de un submarino, diseñado para llenarse de agua y ser pilotado por un buzo que se encuentra así protegido contra los posibles peligros del mar. Stéphane me cuenta también que encabezó la fabricación de un globo dirigible que permite a una persona transportarse en el aire, lo que da pauta a mi sueño de moverme por los cielos de la Ciudad de México para escapar al tráfico.

Vivir en un jardín

Si la ciudad incorpora la naturaleza en todas sus áreas, sucede lo mismo en los hogares donde contribuye a armonizar espacios, mentes y cuerpos. La tienda Aux Azalées vende creaciones florales llenas de musgo que evocan pequeños bosques húmedos. El pintor Joseph Bayol expone en la Artclub Gallery magníficos lienzos repletos de flores, hojas y helechos que evocan a la vez Van Gogh y los impresionistas.

Refrigeradores y alacenas se llenan de productos a la vez deliciosos y saludables. En la mañana, los lioneses acostumbran ir a los mercados donde compran alimentos de calidad directamente con los productores. La comida orgánica, es decir libre de químicos, ha visto sus ventas aumentar un 20% en estos últimos años y su sección en los supermercados crece cada año.

L’Eau Vive es una tienda especializada en lo orgánico que vende alimentos, pero también ofrece en su segundo piso una gran variedad de suplementos alimenticios, cremas y cosméticos de alta calidad. Se pueden comprar aquí reconocidas marcas de cuidado personal como Weleda o Melvita que además de ser buenas, son muy baratas comparadas con marcas de renombre internacional.

Fotos: Laetitia Thollot

Moda que recicla

Este año, Lyon se ha llenado de curiosas criaturas cuya vestimenta recuerda épocas remotas. La moda vintage, que ya está dentro de nuestros armarios desde años, ha finalmente alcanzado cumbres insuperables. Como resultado en los barrios acomodados asistimos a un desfile de dandis de ambos sexos cuyos atuendos evocan al corsario, al obrero o a la gentil dama de antaño.

Para observar a estos jóvenes, siéntate en la terraza de un café de la Plaza de los Jacobins, el centro de reunión de los fashionistas lioneses. Tal vez se te antoje seguir su ejemplo, pero no encontrarás nada parecido en las tiendas de los alrededores ya que todo lo que llevan puesto es reciclado, lo tomaron prestado a sus padres o esculcaron el ático de sus abuelos.

Mi propia prima ha adoptado un estilo hibrido, entre abuela y actriz de cine de los años 30. Me explica que su generación está motivada por preocupaciones ecológicas y quiere racionalizar el acto de compra. No tiene sentido adquirir más y gastar desenfrenadamente los recursos del planeta si nuestros guardarropas rebosan de prendas sin usar. Más vale recuperarlas y transformarlas para lograr un estilo propio.

Sin embargo no te desesperes, existe algo parecido a una tienda en donde se puede encontrar ese tipo de ropa. Estas bodegas, llamadas Bric à Brac, “relajo o despapaye” , empezaron vendiendo ropa donada a la gente pobre, pero ahora conocen un éxito sin precedente ya que también hacen la felicidad de las fashion victims.

Más allá de ser una simple moda, en Lyon y en todas las urbes francesas el culto de la naturaleza se ha instalado para durar. Acarrea un sentimiento de responsabilidad del comprador, que escoge los productos por su buena calidad y utilidad, pero también pensando en la conservación.

Scubster:

www.scubster.org

Artclub Gallery:

22, 23 Plaza Bellecour, 69002 Lyon

www.artclub.fr

Bric à Brac:

19 calle Pailleton, 69004, Lyon

L’eau Vive:

www.eauvive.com

Acerca del autor

Laetitia Thollot

Laetitia Thollot

Nací y crecí en LyonFrancia. Me encanta viajar, pero me falta mucho por descubrir. En mi última carta a Santa Claús, solicité boletos redondos a paises asiáticos como JapónNueva ZelandaTailandia y Bután.

¡Comparte tu experiencia!

ID opcional. Ningún campo es obligatorio.

Inicio Destinos Europa Vanguardia verde