separador

Inicio Destinos México Tlacotalpan, donde México es perfecto
Nov30

Tlacotalpan, donde México es perfecto

30 Noviembre 2009 Texto // Laetitia Thollot Fotos // Enrique Escalona

Desde que llegué a la terminal de Tlacotalpan, el pueblo me recibió con sus radiantes colores, brillantes por la luz dorada del final de la tarde. De inmediato caminé entre las sombras alargadas, me sentía como una aventurera descubriendo el mítico El Dorado.

En Tlacotalpan, Veracruz, todo es tranquilidad. Descubrí calles limpias y rectas, apenas perturbadas por el paso de ancianos a bicicleta. El resto de los habitantes, probablemente acalorados, se habían refugiado en sus casas, esperando la Navidad y el moderado flujo de turistas que llega cada año por esas fechas. Pero por ahora, reinaba una calma inusual para quién está acostumbrado al permanente trajín del DF, "éste es el lugar ideal para descansar", pensé, y busqué hospedaje.

Caminatas inolvidables

Hay dos opciones para dormir. Algunos elegantes hoteles situados a orillas del río Papaloapan, que esperan al viajero deseoso del lujo, pero no es lo buscaba, te aconsejo optar por una de las numerosas posadas que están diseminadas en todo el pueblo, ya que encontrarás precios muy módicos, pero sobre todo, el trato personalizado y los buenos consejos de los tlacotalpeños.

Imagina que paseas por las calles de Tlacotalpan, caminando entre las columnas de las casas porfiristas. El sol alumbra las fachadas y vas de sorpresa en sorpresa, admirando las casas, ya que cada una, incluso la más modesta, posee su identidad de acuerdo con la personalidad de sus habitantes. Aquí, la costumbre es de volver a pintar regularmente las casas de un color distinto, y muchas ya ocuparon toda la paleta de Diego Rivera, con olores que hablan de exotismo, de un México soñado, contemplado con los ojos de la imaginación.

 

Río Papaloapan

A lo largo de tus paseos por el pueblo, descubrirás plazas de arquitectura fantasiosa, pequeñas estatuas, perspectivas sobre el Papaloapán y actividades para todas las edades. En la Casa de la Cultura encontraráa diversos documentos y fotografías que recorren la vida del cantautor Agustín Lara, que salió de Tlacotalpán para conquistar al mundo. Podráa dar una vuelta por el Minizoológico de Pío Barrán y charlar de los tiempos pasados con su propietario, una personalidad local que ofrece en su casa un interesante panorama de la fauna originaria de los alrededores del pueblo.

Saliendo del zoológico, en dirección a la plaza principal, encontrarás los negocios que ofrecen "popo", no pienses mal, se trata de una deliciosa bebida tlacotalpeña parecida al chocolate frío, pero con un particular sazón ancestral, hecha con canela, cacao y una fruta llamada "chupipi", entre muchos ingredientes. La bebida es tan deliciosa, que es suficiente motivo para ir a Tlacotalpan . También podrás probar los toritos (aguardientes con cacahuate, nanche, coco y otras frutas) o visitar los bares y cafés de Parque Zaragoza.

 

Placeres jarochos

Aquí se cocinan pescados como el chucumite, el robalo, o la mojarra y en todo el pueblo se venden empanadas de guayaba y dulces de leche deliciosos. En las noches, lo mejor es salir a comer antojitos: empanadas, panuchos, garnachas y plátanoa fritos.

Y si deseas disfrutar de la naturaleza y de la frescura de una alberca, podrás encontrar ambas cosas en el agradable Balneario Campestre de Doña Moncha, ubicado dentro del pueblo, ¿o qué tal pedirle a un pescador que te lleve en un paseo sobre el Papaloapán en lancha?

Un pueblo secreto

El carácter genuino y la singularidad cultural de Tlacotalpán tienen una explicación geográfica. Históricamente, la tierra tlacotalpeña era una isla en los brazos del Papaloapán. Fue sólo con el Porfiriato que se construyó un puente hacia el sur para facilitar la comunicación con el resto del estado. Hoy en día, el lugar sigue teniendo un carácter legendario, ya que suele ser poco conocido por los habitantes de los otros pueblos de la zona. Han oído hablar de Tlacotalpán, pero pocos han comprobado realmente su existencia.

Sin embargo, es bastante fácil llegar. Si quieres conocer este maravilloso pueblo, hay dos accesos posibles. Desde el puerto de Veracruz, tendrás que dirigirte hasta Alvarado, y luego tomar la desviación a Tlacotalpán. La otra posibilidad, más sencilla y rápida desde el DF, es tomar la autopista a Puebla y luego tomar la dirección del puerto de Veracruz. También hay autobuses desde la terminal TAPO que salen cada noche hasta Tlacotalpan desde el DF.

Los tlacotalpeños recomiendan asistir a las fiestas de la Candelaria, que se celebran a principios del mes de febrero. Pero si quieres aprovechar tus vacaciones de diciembre para descansar, te aseguramos que aquí pasarás días inolvidables.

 

Posada Doña Soco

Una típica casa tlacotalpeña, donde podrás probar los más auténticos “toritos” y estar a una cuadra del centro y a dos del malecón del Papaloapan. Aquí nos hospedamos y nos fue muy bien. Posada atendida por la señora Socorro Flores Sandoval.

Francisco Javier Mina 7, Colonia Centro

Teléfono: (01-288) 884 23 19

 

Destino económico

Tlacotalpan también es perfecto si tu presupuesto es limitado. El costo promedio de una noche, en una posada, por persona es de 150 pesos (excepto durante las fiestas de la Candelaria)

En el mercado un desayuno de macedonia de fruta, coctel de camarón y licuado de frutas por leche, te costará alrededor de 50 pesos. Y la cerveza en los locales del centro cuesta un promedio de 20 pesos.

Acerca del autor

Laetitia Thollot

Laetitia Thollot

Nací y crecí en LyonFrancia. Me encanta viajar, pero me falta mucho por descubrir. En mi última carta a Santa Claús, solicité boletos redondos a paises asiáticos como JapónNueva ZelandaTailandia y Bután.

¡Comparte tu experiencia!

ID opcional. Ningún campo es obligatorio.

Inicio Destinos México Tlacotalpan, donde México es perfecto