separador

Inicio Ideas de Viaje Ecoviajes Encuentros cetáceos del tercer tipo
Mar02

Encuentros cetáceos del tercer tipo

02 Marzo 2011 Texto // Enrique Escalona Fotos // Enrique Escalona Video // Enrique Escalona

Nuestro emotivo encuentro con los gigantes de los mares, una experiencia que entrará en tus mejores sueños y que expandirá la idea que tenías de México, y tal vez de muchas cosas más.

Salimos a las 5 de la mañana desde La Paz, viajando hacia el norte durante casi 3 horas, que no fueron pesadas porque el paisaje iba mostrando una hermosa sucesión de desierto-montañas-acantilados, bajo un cielo que se hacía más azul con cada canción reproducida por el iPod.

A punto de zarpar

Llegamos a San Carlos, al norte del estado de Baja California Sur, un pueblo a orillas de Bahía Magdalena, lleno de pescadores y de referencias a las ballenas, que significan trabajo de diciembre a abril para sus habitantes.

Después de desayunar por primera vez en mi vida langosta con frijoles y un café, salimos desde el puerto en una lancha de Mag Bay Tours, una de las agencias autorizadas para hacer el viaje, con guías que conocen perfectamente los mejores lugares para encontrarnos con los cetáceos.

El guía nos dice que serán casi 2 horas de camino y que no podemos acercarnos a las ballenas, que él ubicará la lancha cerca y son ellas las que se tienen que acercar a nosotros.

 

Chilangos en altamar

Salimos a toda velocidad y nos encontramos con elevaciones de arena con miles de aves, y no es exageración, son miles de pelícanos y gaviotas, que descansan y nos ven pasar, también encontramos a algunos pescadores que regresan al puerto, pero sin duda la primera gran sorpresa del día es una manada de delfines, que rebasan nuestra embarcación nadando a velocidad de vértigo.

Estamos emocionados con los delfines, les tomamos entre mil y dos mil fotos (de las cuales medio saldrá una, porque en verdad son veloces), el guía ríe y parece pensar “chilangos”, pero es que nunca habíamos visto delfines en libertad saltando y nadando de muertito, incluso silban y parecen saludarnos nadando en reversa mientras agitan sus aletas.

No puedo imaginar cómo será para estos inteligentes delfines vivir encerrados, me prometo nunca volver a ir a un delfinario, lo mejor es venir a verlos en su casa. Estos delfines mexicanos son del tipo stenella coeruleoalba o delfín listado, miden 2.5 metros y pesan unos 150 kilos, se mueven en grupos de más de 100 y no pueden vivir en cautiverio. Mueren a las dos semanas si se les tiene encerrados, ya que dejan de comer y están en la lista roja de animales en extinción.

 

Mexican Honeymoon

Las ballenas son mamíferos marinos que llegan cada año a las costas de Baja California Sur desde el mar de Bering, entre Alaska y Rusia. México es el país donde se aparean y tienen sus crías. Por eso los avistamientos generalmente son de hembras y ballenatos. Los machos no se acercan mucho a las embarcaciones.

Una ballena hembra tiene una sola cría cada 2 años, que amamanta durante 6 meses. La conservación y recuperación de las ballenas grises sigue en riesgo y sus principales enemigos en la zona son los gigantescos complejos hoteleros, que depredan las costas y ahuyentan a las ballenas con su excesiva iluminación. Por eso San Carlos es perfecto, porque su infraestructura hotelera es mínima y es mejor que la gente llegue de La Paz o Los Cabos, a construir grandes hoteles en estas costas vírgenes.

El viaje sigue, con la isla Magdalena en el horizonte y en dirección a la salida de esta gigantesca bahía. Por fin el guía detiene el bote y nos dice que hay algunas adelante, nos levantamos estirando el cuello, no vemos nada, pasan algunos minutos y el guía nos dice que nos fijemos bien, hasta que sale una gigantesca cola del mar y todos gritamos y nos levantamos emocionados. Entonces se acerca a nuestro bote.

 

3 ballenas en busca de caricias

Una hembra de 15 metros y 2 crías se acercan a nosotros, saludándonos con un chorro de aire caliente, que es la exhalación de la ballena gris. Las ballenas rodean el bote y pasan por debajo, agitando las aguas y haciendo que nos aseguremos de traer bien abrochados nuestros chalecos salvavidas.

Todos le preguntamos al guía si las ballenas podrían hundirnos, él dice que sí, pero que no lo harían, sólo quieren una caricia. Asomamos la cabeza por la orilla del bote y el más osado pone su mano sobre la cabeza de este gigantesco ser vivo, que responde agitando la cola y nadando de lado.

La emoción va en crecida y llega una ballena más, ahora están por todos lados y cada que se acercan se siente la energía de su nado, se escucha su respiración y el bote se agita a la merced de sus movimientos, pero nadie siente peligro, a todos nos sale una especie de felicidad infantil y amor inmediato por estas magníficas criaturas.

 

El bucólico regreso

El guía nos dice ¡vámonos! Ha pasado más de una hora y ni cuenta nos hemos dado. Ha habido lágrimas, emoción y uno que otro susto, pero es hora de irse porque un macho merodea la zona y a ningún mamífero le gusta que estén acariciando a su pareja.

Nos vamos a todo motor y nos detenemos en las dunas de la isla Margarita, para caminar por unos minutos en la arena fina. Es como estar en el planeta desierto de Tatooine de Star Wars, así que no puedo evitar tomarme la foto estilo Luke antes de regresar al bote.

Cae el atardecer mientras navegamos, todos vamos en silencio, hay luna y la brisa es cálida. Es uno de esos momentos cursis donde todo funciona perfectamente y donde se siente muy bien estar vivo.

[Ver en SD]

Whalewatching

De acuerdo a Leviathan, una organización internacional de observación de los recursos marinos, el turismo de observación de cetáceos es económica y ecológicamente más sustentable que la caza marinera. Apoya esta actividad y escoge una agencia autorizada.

Fundamentos del Whalewatching (observación de ballenas) http://www.leviathanchile.org/turismo.htm

Mag Bay Tours

Fuimos atendidos por Inazuchilt Hernández, Gerente de Ventas, escríbele o llámale para reservar y tener información adicional:

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Tel. (01215) 285-8132

Cel. 044 (613) 104 89 22

Costos (aproximados):

Renta de lancha por 3 horas, máximo 6 personas: $2,250

Paquete por persona en tour de 3 horas con comida (sopa de mariscos, pescado a la plancha, ensalada, arroz y bebida) $ 600

Para quedarte

Hotel 7 Crown, la mejor opción para estar frente al mar y en pleno centro de La Paz, con todo al alcance. Cuenta con un restaurante, un bar con vista a la bahía y un restaurante de inspiración mediterránea.

www.sevencrownhotels.com/la-paz.html

Acerca del autor

Enrique Escalona

Enrique Escalona

Lo único que ha podido planear en su vida es su próximo viaje... y pues de algo había que trabajar ;)

¡Comparte tu experiencia!

ID opcional. Ningún campo es obligatorio.

Inicio Ideas de Viaje Ecoviajes Encuentros cetáceos del tercer tipo