separador

Inicio Ideas de Viaje Sabores Lo que me gusta de Madrid
Abr23

Lo que me gusta de Madrid

23 Abril 2011 Texto // Enrique Escalona Fotos // Enrique Escalona

Salir a caminar muy temprano al Parque del Retiro, pasear por la Gran Vía y por la Milla de Oro, descubrir restaurantes inolvidables y llenos de historias, son algunas de las cosas que me gustan de esta ciudad.

Son las 8 de la mañana y la Gran Vía luce increíble en las primeras horas, y aunque el jetlag comienza a causar estragos, no puedo resistirme a comenzar a pasear por esta ciudad a la que llegué hace una hora desde México.

Los deportistas se dirigen al Parque del Retiro, los hermosos jardines a mitad de la ciudad, con entrada desde la hiper conocida Puerta de Alcalá y tranquilos paseos que dejan atrás el bullicio de las grandes avenidas. En el Retiro voy sin rumbo por la fuente dedicada al Ángel Caído, llena de demonios y que lleva a la Rosaleda, un fantástico jardín con rosas de todo el mundo, que son mimadas por los cuidadores.

Cruzo el Parque y llego al Museo del Prado, recientemente remodelado. En una visita anterior intenté ver todas las obras y la hora del cierre me impidió llegar a la mitad, así que voy directamente a lo que me interesa: Goya, Velázquez, Tiziano, El Greco y Tintoretto, dejo el museo prometiendo regresar, porque el Prado es como un libro de miles de páginas, que no se lee de un golpe y al que se le debe poner un separador, esperando el momento de volver a su lectura.

Caminando por el Paseo del Prado me encuentro con la Plaza de las Cibeles, que me hace recordar su réplica en la Colonia Roma del DF, sigo hacia la CaixaForum, de Madrid, una sala de exposiciones de arquitectura vanguardista, donde me recibe la escultura de un elefante parado por su trompa.

Sigo disfrutando de los primeros rayos del sol hasta la Estación de Atocha, construida en el siglo XIX, considerada una obra de arte de la arquitectura ferroviaria. Un cilindro transparente sobresale en la calle, es el Monumento Homenaje a las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004, que quitó la vida a 191 personas. El lugar es un monolito con mensajes en varios idiomas, un sitio silencioso que reflexiona sobre el atentado más grave en la historia de España.

¡Jamón  jamón!

El Museo del jamón es motivo suficiente para visitar España, conocido como “el museo más sabroso”, cuenta con 6 sucursales en Madrid con la mejor selección de jamones y es perfecto para degustar tapas. Hacer las compras aquí no es sólo se trata de ir al supermercado a tomar empacados, aquí los expertos le dan sugerencias para adquirir el mejor jamón granadino o ibérico de bellota de Salamanca, además de quesos puros de oveja, fiambres, mortadelas y un sinfín de delicias.

Salgo con una gran sonrisa, porque comer jabugo es de las cosas que más me gustan. Camino frente al Palacio Real de Madrid, recordando los lugares que recorrí en una visita como mochilero que hice cuando era muy joven, con poco dinero, pagando en pesetas, comiendo anchoas, durmiendo en el silón del amigo de un amigo y atravesando Madrid a pie una y otra vez tratando de ver todo.

Llego a la calle de cuchilleros para conocer el restaurante Botín, que de acuerdo al libro Guiness de los Récords, es el restaurante más antiguo del mundo, pues fue abierto en 1725 y desde entonces es el mejor lugar de Madrid para probar cochinillo y cordero asado al viejo estilo castellano, ya lo dijo el escritor Gómez de la Serna, “Botín es el gran restaurante donde se asan las cosas nuevas en las cazuelas antiguas”.

Muy cerca está la Casa Lucio, me quedo viendo la fachada y un paseante me dice que ahí come huevos estrellados el Rey y encuentro una inscripción del poeta Francisco Rabal al respecto: “No hay huevos en toda España y me los juego contigo, como los huevos de Lucio y no exagero en decirlo. Estos huevos que destaco están con patatas fritas, pero con raro misterio que excitan el apetito”.

Sin embargo tengo cita en la Taberna del Capitán Alatriste, un edificio del siglo XVI donde vivió Diego Alatriste y Tenorio, soldado y espadachín a sueldo, que inspiró al escritor Arturo Pérez-Reverte para escribir la colección de libros de las aventuras del Capitán Alatriste.

La Taberna tiene salones decorados con escudos de armas, armaduras y todo el estilo de siglos pasados. El menú es un pergamino que revela chuletadas, migas de Lebrijana, croquetas de la casa hechas con jamón ibérico, chistorra de Navarra y otros manjares que se degustan en una atmósfera de novela de caballería. Después de la cena se revela el cansacio, no he dormido mucho en 48 horas, lo bueno es que mi hotel, el Santo Domingo, está justo afuera de la estación del Metro Plaza de España.

De compras con Ana

Al día siguiente bajo a la recepción para encontrarme con la agradable sorpresa de conocer a Ana Chacón, la directora de Enjoy Shopping Madrid, que ofrece exclusivas rutas de compras personalizadas para grupos y  servicios de VIP personal shopping en Madrid.

El paraíso de los compradores debe ser encontrar un servicio que lo lleve por los lugares más destacados de la moda española, sin preocuparse del transporte, y de cargar las bolsas, además de regalos, descuentos especiales y la guía de una experta como Ana.

Visitamos la Milla de Oro, un espacio de lujo entre el Paseo dela Castellana y la calle Príncipe Vergara, donde conocemos el showroom de Amaya Arzuaga, una de las diseñadoras españolas más reconocida en el mundo, que propone zapatos confeccionados de manera artesanal, una línea de alta costura y otra más desenfadada de pret-a-porter. Siempre he pensado que ser reportero de viajes te abre las puertas de lugares en los que normalmente no deberías de estar, y conocer este asunto de la moda tras babmbalinas, me parece de lo más interesante.

Caminamos a la cercana calle Jorge Juan y visitamos la divertida tienda de David Delfín, artista y creador de bolsas y prendas de estilo relajado con un prestigiado lugar entre los fashionistas.

Por el Barrio de Chueca

Nuestro día concluye en el barrio de Chueca, donde paramos en Custo Barcelona, una tienda irreverente y llena de colorido, con sucursales en decenas de ciudades del mundo, incluyendo Hong Kong y Dubai.

Chueca me gusta por su aire decadente con calles angostas llenas de negocios autónomos, con cosas que no encontrarías en ningún otro lado y con mercados como el de Fuencarral o la Plazita Serrano, donde entramos a conocer tiendas de accesorios como Tucha Taller, donde puedes encontrar broches, playeras y muchas cosas más hechas de antiguos juguetes y creaciones únicas alejadas de las tiendas que fabrican ropa y accesorios en cadena.

Al salir bebemos una cañita, en uno de los numerosos bares que parecen estar abiertos a todas horas y apuramos el paso para llegar a pie al Pepinillo de Barquillo, donde entre tapas planeamos salir por la noche al Mercado de la Reina, un bar de tapas en plena Gran Vía.

Han pasado menos de 48 horas, pero parece que llevo una semana, Madrid es adictivo, me quedaría más tiempo pero quisiera conocer otros lugares de España, aunque sé que sin duda regresaré.

GUIA GIRAFFE

Acerca del autor

Enrique Escalona

Enrique Escalona

Lo único que ha podido planear en su vida es su próximo viaje... y pues de algo había que trabajar ;)

¡Comparte tu experiencia!

ID opcional. Ningún campo es obligatorio.

Inicio Ideas de Viaje Sabores Lo que me gusta de Madrid