separador

Inicio Destinos México La isla de las muñecas
Nov30

La isla de las muñecas

30 Noviembre 2009 Texto // Arisbeth López Fotos // Arisbeth López

Entre la bebida, la comida y la música el tiempo se pasa volando, preguntamos al chinampero: ¿podemos ir a la isla de las muñecas?, “Si quieren”, contesta desanimado, y se interna en una zona poco visitada de los canales de Xochimilco, al sur de la Ciudad de México.

La fiesta que traíamos encima se nos bajó cuando nos dijo, “aquí es, pueden bajar”, sólo había muñecas colgadas del cuello y empaladas en los árboles.

Un extraño escenario

Desde que pones un pie en la isla y volteas a cualquier lugar, ves a decenas de muñecas, sin ojos, cercenadas, atravesadas o sólo recargadas pero siempre observándote. El lugar es pequeño, y por muy escéptico que seas, no puedes dejar de sentir una vibra espantosa. Desde la orilla veo a otro remero que indica a sus tripulantes la ubicación de la isla, los visitantes observan curiosos y asombrados, señalando las cabezas que cuelgan o la ropa sucia y desgarrada de las muñecas. Desde su trajinera un niño abraza a su mamá y voltea a otro lado, en el justo momento que el remero comienza a narrar la leyenda del lugar y se pasa de largo con todo y tripulantes.

Existen tantas versiones al respecto, que es mejor escoger la que más veces se repite, la que cuenta que Don Julián Santana, dueño de la chinampa (pequeña isla de cultivo en los canales de Xochimilco) fue quien colgó las muñecas y las colgó para espantar al fantasma de una joven que murió ahogada y que lo asustaba mientras cultivaba sus hortalizas.

Para ahuyentar al espectro, Don Julián acumuló las muñecas que encontraba en los basureros, para que lo protegieran del espíritu chocarrero y desde entonces jamás volvió a ver al fantasma.

 

La leyenda de la isla de las muñecas

Don Julián siguió acumulando las muñecas que le regalaban. Momentos antes de morir, le comentó a su sobrino que la sirena (una muñeca) lo había estado llamando, porque se lo quería llevar y le cantaba, de acuerdo a la leyenda, momentos después su sobrino lo encontró muerto. Sí, en el mismo lugar donde cincuenta años antes murió ahogada la joven que lo espantaba.

Gracias a las versiones que dicen que las muñecas se mueven y espantan, son muchos los turistas curiosos que se acercan en la noche para comprobarlo. Si no eres de experiencias tan extremas es recomendable ir de día, para mí es suficiente con ver un muñeco ciego que se asoma de entre las hojas, al lado de uno al que le arrancaron la cabeza o ver lombrices e insectos saliendo de los ojos de las muñecas más viejas. Una experiencia bizarra que me dejó con una extraña comezón y con un frío permanente por el resto del día.

Aún siguen llegando nuevos muñecos, y es lo mismo ver a una muñeca vieja y desgarrada que un muñeco de Shrek más reciente, pero ya lleno de telarañas o un tierno Winnie Pooh con cara de nervios y al que quien sabe qué cosas malévolas le sucedan en la noche.

 

De regreso al mundo real

Regresamos a la chinampa, ya no hay pulque ni cerveza ni quesadillas, sólo la sensación de las miradas de las muñecas. Le preguntamos al chinampero por más datos curiosos de la isla, su versión es que las usan para brujería y nos recomienda hacernos una limpia. No lo hemos hecho, pero lo estamos considerando.

 

CÓMO LLEGAR

En carro, por el Anillo Periférico en dirección al sur, tomar la salida "embarcadero" en la cercanías de Cuemanco.

La Línea 2 del Metro llega hasta la terminal de Taxqueña de donde se toma el Tren Ligero hasta el Centro de Xochimilco.

 

IMPERDIBLE

Llevar suficiente pulque curado de avena, carnitas, quesadillas y cevezas, todo permitido a bordo y de venta en el embarcadero.

 

NADA RECOMEDABLE

Dice la leyenda que llegar con malas intenciones o robarse a las muñecas, acarrea fatídicas sorpresas.

 

MÁS INFO EN LA WEB:

Turismo del DF

Delegación Xochimilco

Acerca del autor

¡Comparte tu experiencia!

ID opcional. Ningún campo es obligatorio.

Inicio Destinos México La isla de las muñecas